Siguenos en:  
Thumb 9606051613
Primera Consulta Gratuita
Demencia Vascular

Demencia Vascular

En el 10-15% de los casos, estamos tratando con una demencia vascular. En este caso, las células nerviosas sufren una falta de oxígeno debido a un endurecimiento de los vasos sanguíneos del cerebro. No siempre resulta fácil distinguir la demencia vascular de la demencia tipo Alzheimer y, en ocasiones, se producen simultáneamente ambos síndromes. La demencia vascular evoluciona de forma menos gradual; se produce un empeoramiento repentino, en alternancia con alguna mejoría y nuevamente un empeoramiento.

Existen varias causas de demencia vascular. 

Es probable que la más frecuente sea la producida por una serie de "miniaccidente" vasculares cerebrales (infartos). Un accidente vascular cerebral, que destruye una pequeña área de células en el cerebro al interrumpir el aporte de sangre, puede ser tan leve que no presente síntomas inmediatos o puede ocasionar tan sólo un episodio breve de mareos, debilidad o confusión. En la mayoría de los casos estos daños se pueden ir acumulando hasta producir demencia.  Los accidentes vasculares cerebrales pueden deberse a la hipertensión arterial, que puede ocasionar la rotura de algunos vasos sanguíneos en el cerebro, o a la formación de coágulos que bloquean los vasos que aportan sangre al cerebro. Aunque el daño ocasionado por un accidente vascular cerebral puede ser leve, el efecto acumulativo suele bastar para producir demencia. Los síntomas principales de la demencia vascular, al igual que otras demencias, son la pérdida de la memoria a corto plazo, la pérdida de la noción del tiempo y la disminución progresiva de otras capacidades.  Sin embargo, es típico de la demencia vascular que la pérdida de la memoria sea mucho más variable que en la enfermedad de Alzheimer y quienes la padecen pueden estar unos días mucho mejor que otros. Puede haber periodos prolongados en los que la pérdida de la memoria parece no empeorar y luego desencadenarse un episodio de confusión aguda (por lo general asociado con otro pequeño accidente vascular cerebral) seguido de una disminución de la memoria.  Otro aspecto característico de la demencia vascular es que estos pacientes suelen tener un mayor grado de conciencia de sus incapacidades que los afectados por la enfermedad de Alzheimer. Puede haber una relativa preservación de la personalidad y un aumento de las probabilidades de presentar problemas de comportamiento impredecible o emociones cambiantes.

¿Cuáles son los primeros síntomas de la demencia vascular?

Algunos síntomas pueden ser similares a otros tipos de demencia. Sin embargo, los pacientes con demencia vascular se caracterizan por: Progresión escalonada, con curso fluctuante y deterioros súbitos Síntomas y signos neurológicos como disminución de fuerza o parálisis Problemas de memoria Problemas de concentración Depresión asociada a la demencia Crisis epilépticas Episodios de confusión aguda Otros síntomas: Alucinaciones (ver cosas que no existen) Delirios (creer cosas que no son ciertas) Irritabilidad con agresión física y verbal Inquietud Incontinencia o urgencia miccional

¿Cómo evoluciona este tipo de demencia?

La demencia vascular presenta una clínica y una velocidad de progresión distinta en cada paciente, dependiendo de cómo evolucione su enfermedad cerebrovascular (de forma estable o progresiva) y la etiología de la misma. La demencia mixta evolucionará de esta forma o de forma similar a la enfermedad de Alzheimer (según las lesiones cerebrales que predominen en cada caso).

¿Hay diferentes tipos de demencia vascular?

Además de formas puras y mixtas, en las puras suelen diferenciarse dos tipos principales: uno causado por ictus de arteria/s grandes y otro por lesión de pequeños vasos. Demencias vasculares: Demencia multiinfarto; de pequeños vasos (lacunares, microinfartos, leucoencefalopatía, Enfermedad de Binswanger); Infartos estratégicos; Hemorragias; Hipoxia, hipoperfusión Tratamiento farmacológico: fundamentalmente se centra en el tratamiento de la enfermedad cerebrovascular, que intenta prevenir la progresión de las lesiones cerebrales y la aparición de nuevos ictus. En este sentido, además de medicamentos que pueden evitar la formación de trombos (como la aspirina o el sintrom®), es fundamental controlar lo mejor posible las enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes, el colesterol, etc. así como dejar de fumar y realizar ejercicio físico.
alzheimer

Aun no disponible

Aun no disponible

Aun no disponible

Información

Población: Valencia

Telefono 960 651613

Email: info@recad.es

CIF: E98522782